¿Qué tan difícil es llevar la realidad del público a la ficción?


Por
David Jáuregui Sarmiento
07 / 06 / 2019
Fotografía de la producción del rodaje Inolvidable Primera Vez
Fotografía de la producción del rodaje Inolvidable Primera Vez

Como anunciamos a principios de 2019, Señal Colombia lanzó su primera serie de ficción original. ‘Esa inolvidable primera vez’ fue realizada por encargo de Señal Colombia por Dramax y, desde el diseño de producción hasta su ejecución, estuvo mediado por la creación colectiva con el público.

Con esta producción contamos 16 historias de 15 minutos sobre alguna inolvidable primera vez de nuestros usuarios, quienes a través de la creación colectiva determinaron las historias que se vieron en la pantalla de Señal Colombia. Sin embargo, como es de esperarse, este proyecto enfrentó retos tanto desde la curaduría de las historias a realizar, como también de adaptación y diseño de producción.

Por eso, consultamos con guionistas, productores de la serie y el director sobre cuáles fueron los retos de esta producción en particular, que por su característica de creación colectiva puede convertirse en un referente para producciones similares en el futuro.

Los obstáculos por sortear

Para Jesús López, guionista de ‘Esa inolvidable primera vez’, una de las primeras dudas que surgen con un proyecto de esa naturaleza es realmente obtener resultados positivos frente a la convocatoria pública o, en otras palabras, que los usuarios respondan para hacer el proyecto colaborativo.

“Un proyecto de creación colectiva a nivel nacional, y sobre todo en un canal público, pone varios retos sobre la mesa. Primero de tipo operativos porque no sabíamos si la gente iba a responder, si lo iba a hacer de la forma en que se requería y si lo iba a hacer dentro de las fechas que exigía el proceso”, afirmó López.

Además, agregó el guionista, otro obstáculo frente a la realización del proyecto estuvo relacionado con la creatividad que exige. Para López, como se trató de una convocatoria abierta a todo tipo de colombiano, sin importar si tenían experiencia en narrativas audiovisuales, el reto consistió en encontrar historias que se pudieran ajustar a las necesidades narrativas del proyecto.

Sin embargo, “para nuestra gran sorpresa, lo que llegó fue un material con mucha carne que puso un nuevo reto: no quedarle mal a quienes se tomaron el trabajo de contarnos experiencias, algunas muy íntimas, anhelando verlas en una serie de televisión que además para el canal representaba ser la primera vez que se le medía a la ficción basada en hechos reales”, afirmó López.

De acuerdo con el guionista, para sortear dicho problema, en el que las historias que enviaron tenían argumentos de historias muy interesantes pero que en ocasiones respondía a anécdotas, tuvieron que convertirlas en un producto audiovisual con sentido narrativo que hiciera que el público respondiera de forma tan positiva. Para ello, afirmó, el proyecto requirió de mucho trabajo a conciencia, revisado varias veces por el canal, muchas sentadas para hacer lluvia de ideas y hacer que cada relato fuera un corto con todos los niveles creativos y de producción.

Fue a partir de la lectura de todas las historias que se empezó a armar la serie para que tuviera un sentido atractivo para el público. De este modo se pusieron sobre la pared los 8 capítulos con 2 historias cada una, unidos por algo en común. Y ya cada historia, muy emocionantes en su gran mayoría, se ganó el cupo porque, además de ser entretenidas, mostraban un país, una etapa de la vida (la juventud, a quien se quería llegar con la serie), y un mensaje positivo para los jóvenes que se enfrentan por primera vez a experiencias que marcan la vida para siempre.

“Fue a partir de la lectura de todas las historias que se empezó a armar la serie para que tuviera un sentido atractivo para el público. De este modo se pusieron sobre la pared los 8 capítulos con 2 historias cada una, unidos por algo en común. Y ya cada historia, muy emocionantes en su gran mayoría, se ganó el cupo porque, además de ser entretenidas, mostraban un país, una etapa de la vida (la juventud, a quien se quería llegar con la serie), y un mensaje positivo para los jóvenes que se enfrentan por primera vez a experiencias que marcan la vida para siempre” concluyó López.

Pero esas no fueron todas las dificultades que presentaron la realización. Una parte importante, añadió López, fue tener un director que pudiera asentar las historias acorde a las expectativas.

“Desde el inicio entendimos que el compromiso era alto. Como director, mi objetivo fue resaltar las ideas seleccionadas para la serie, acercándonos desde todos los componentes del audiovisual al origen de cada episodio. Respetamos en gran medida las atmósferas, cualidades sociales y conflictos con el fin de resaltar las vidas de los colombianos que nos confiaron sus historias”, explicó Santiago Vargas, director de la serie.

De acuerdo con el director, quien además enfrentó una carrera contra el tiempo por el plazo tan corto que tenía para la realización, así como el uso de actores primerizos (con el fin de dar a los nuevos talentos un tiquete de entrada a las producciones audiovisuales), el compromiso de todo el equipo fue tan determinante como la guía de algunos actores más curtidos y del mismo director.

“Previo, sin embargo, realizamos con todos los elencos un trabajo de mesa y de ensayos que fueron determinantes al momento de rodar”, destacó Vargas.

Vargas agregó: “de antemano sabía como director de la serie que los tiempos estaban ajustados, así que la estrategia que utilizamos junto a Oscar Guarín, productor general, en la etapa de preproducción, nos permitió realizar dieciséis cortometrajes en trece días, lo cual fue extraordinario, pero a la vez demandó un trabajo detallado y arduo. Es algo así como una carrera contra el tiempo”.

No obstante, Vargas fue claro: el trabajo eficiente y el orden de cada proceso hace parte del éxito que generó la serie, pues ‘Esa Inolvidable Primera Vez’ fue una de las series con más televidentes de Señal Colombia tras su lanzamiento.

“En lo particular, realicé un storyboard para cada uno de los episodios, con lo cual sintonicé el concepto audiovisual, permitiendo dinamizar los tiempos de realización y así poder concentrarme en la puesta en escena y la dirección de actores. Al final, el resultado nos dejó a todos los miembros del equipo muy tranquilos porque sabíamos la dificultad que encerraba un proyecto en tan corto tiempo, pero siempre los retos son constructivos”, concluyó el director de la serie.